Etiquetas de alta temperatura y para especificaciones industriales

En el mundo industrial, uno no se llega a imaginar con lo que los empleados y empresarios tienen que lidiar en cuanto al tipo de productos y materias primas con las que trabajan.

En muchos de los casos, su trabajo requiere manipular explosivos, líquidos y/o gases peligrosos, altas temperaturas o el estar con grandes herramientas y maquinaria.

En todo momento, el uso y adecuado uso de las etiquetas industriales les vienen bien para ayudarles a prevenir e identificar los materiales, herramientas, productos y demás con los que van a trabajar, esto cuando son usuarios.

En contra parte, una vez terminado el trabajo y haber generado un producto es necesario etiquetarlo para su venta o siguiente fase del proceso.

En todos los casos, el contar con una eficiente etiqueta puede marcar la gran diferencia.

Ahora bien, las etiquetas industriales bajo estas condiciones requiere de ciertas especificaciones para que cumpla con sus objetivos.

En el caso de requerir etiquetas que estarán a altas temperaturas, se tiene lo siguiente:

  1. a) Con una constante de 200o C

Las etiquetas se fabrican con un material de poliéster único que permite una exposición constante a temperaturas de hasta 200o C.

Son ideales para el uso en entornos industriales y eléctricos donde las etiquetas pueden estar expuestas a períodos prolongados con un calor elevado.

A diferencia de las etiquetas convencionales de poliéster, éstas resisten el amarilleo después de una exposición prolongada a la temperatura.

  1. b) Corto plazo 280o C

Las etiquetas se fabrican a partir de una gama de materiales desarrollados para resistir los extremos de temperaturas de proceso de fabricación a corto plazo.

Diseñadas principalmente para uso en tarjetas de circuitos impresos, estas etiquetas resisten soluciones de soldadura directa sin plomo, tratamiento de reflujo y soluciones de limpieza.

  1. c) Resistencia extrema a 1000o C

Estas etiquetas están diseñadas principalmente para ser utilizadas por productores y re-procesadores de metales.

Las etiquetas pueden aplicarse manual o automáticamente a temperaturas extremas, eliminando así el requisito de identificar las mercancías después del enfriamiento.

Además, se pueden agregar datos variables a las etiquetas para su uso en líneas de producción de metales.

Estas etiquetas son ideales para usar en losas de acero, bobinas y floraciones y cerdas de aluminio, lingotes, bobinas y palanquillas.

Otro sector a parte del industrial que es complejo y difícil es sin duda el Sector Militar y para ellos también existen etiquetas con especificaciones militares propias.

Estas etiquetas son extremadamente duraderas y ofrecen resistencia a ambientes climáticos, químicos, nucleares y biológicos.

Conforme a las normas militares pertinentes, estos productos están diseñados para reemplazar las placas de identificación tradicionales con una identificación de código de barras rastreable.

En el caso de los Estados Unidos, deben cumplir con la especificación militar DEF STAN 0035, en donde las etiquetas han sido sometidas a las siguientes pruebas ambientales:

  • CN1 – Exposición al crecimiento de moho
  • CN2 – Resistencia a atmósferas cargadas de sal
  • CN4 – Efectos de la exposición a la temperatura a los fluidos siguientes
    • Combustibles – Diesel, Gasolina y Queroseno
    • Aceites hidráulicos – ISO 1817 y ZX42
    • Disolventes y Líquidos de Limpieza – Alcohol Isopropílico y Etanol
    • Líquidos de descongelación y anticongelantes – Solución de etilenglicol 50% y 80%

Como notarás, las exigencias de ciertos sectores obligan a los fabricantes de etiquetas a crear modelos que cumplan con características muy particulares y afortunadamente han conseguido generar etiquetas para cada reto planteado.