Aquel conflicto en 1588

El día de hoy, al viajar en un avión de vivaaerobus, encontré en mi portafolio una invitación a un concierto musical de la época de Felipe II de España, al cual, por haber olvidado que la invitación estaba en la bolsa trasera del portafolio, no asistí.

Existen personajes en la historia que su mero nombre nos recuerda alguna situación o un evento en particular, causados por su voluntad, como es el casa de Wilhelm II, quien invariablemente me recuerda la Primera Guerra Mundial, o George Washington, cuyo nombre trae a mi mente la guerra de independencia de 1776, del mismo modo que el nombre de Felipe II me recuerda la derrota de la Armada Invencible.

En 1588, España tenía el imperio más grande de su tiempo, debido a sus grandes conquistas en el territorio latinoamericano, quienes les proveían de inmensas cantidades de oro y especies, enriqueciendo a España de una manera extrema.

En aquellos tiempos, la Corona Española también controlaba los territorios de los países bajos, de los que se extraía mucha riqueza y cuyos puertos y ríos tenían acceso al Mar del Norte, donde el comercio con San Petersburgo era extenso, así como con la corona del reino de Suecia.

Sin embargo, la Corona Española tenía un gran enemigo, que dominaba todas las rutas comerciales del norte, un país  protestante, ergo cultural e ideológicamente muy distinto de la iberia de Felipe II, que seguía viviendo inmerso en las tradiciones medievales, dirigido por la inquisición, aquel país enemigo de España era Inglaterra.

Inglaterra en esos años era gobernada por la reina Isabel I, hija de Enrique VIII y de Ana Bolena, un par de personajes a quienes el rey Felipe resentía mucho por haber separado a Inglaterra de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Armada Invencible II

Inglaterra tenía, por su parte, razones para despreciar a España, un reino a quien consideraban uno muy rico, pero retrógrada en sus sistemas sociales, políticos y religiosos, una forma de pensar que compartía el reino de Isabel con todos sus hermanos del norte, como Suecia , Dinamarca y Holanda.

El problema fuerte entre estos dos reinos había comenzado desde hacía ya tiempo, cuando Inglaterra apoyaba a los rebeldes holandeses con munición, víveres y consejeros militares y atacaba con piratas a los galeones españoles, que zarpaban desde las Indias Occidentales llenos de oro, y terminó por explotar por la ejecución de María, reina de Escocia, quien era una católica devota y había sido descubierta con intenciones de asesinar a su prima Isabel, reina de Inglaterra.

Por estas razones, Felipe II decidió construir la flota más grande que el mundo jamás había visto, con un total de casi 200 enormes galeones de guerra, cada uno contando con 200 soldados.

Inglaterra, por su parte, contaba con muchos menos buques y soldados; sin embargo, contaba con marineros mucho más capacitados, audaces  y crueles, quienes dominaban el mar y sus complicaciones como las sábanas de su cama.

El plan de los españoles consistía en enviar esta gigante flota comandada por el Duque Medina Sidonia a las aguas del Canal de la Mancha, donde habría de encontrarse con los ejércitos del Duque de Parma, para entonces cubrir el flanco izquierdo de sus fuerzas y desembarcar en el sur de Inglaterra, para después marchar a Londres.

El análisis táctico y estratégico de esta guerra merece un apartado completo que escribiré en otra ocasión; sin embargo, es preciso recalcar que fue en esta guerra cuando España sufrió la peor humillación de su historia e Inglaterra no libraría una batalla de tal importancia hasta el año de 1940, cuando la Real Fuerza Área luchó contra la Fuerza Aérea alemana por su supervivencia, derrotándola de igual manera.

El cambio

La semana pasada, después de ir al banco para solicitar una tarjeta de crédito en línea para mi viaje de la semana entrante, vi en las noticias un reportaje de los países que tienen los índices criminales más bajos del mundo.

Todos sabemos que los países con índices más bajos de homicidios son los países de primer mundo, ya que la actitud de la mayoría de los ciudadanos del primer mundo es muy distinta a la actitud de los ciudadanos que viven en el tercer mundo.

La gran mayoría de las veces esto es más que natural, debido a que las personas en el tercer mundo no tienen ningún interés por la ética, debido a que el uso de ésta casi todas las veces les llevará a un fracaso seguro, mientras que en el primer mundo, aquel que no utiliza la ética será castigado severamente y certeramente fracasará.

delincuencia

Esto es algo muy normal, ya que en el tercer mundo los ciudadanos saben que al ser éticos, sus gobiernos simplemente se aprovecharán mucho más de ellos y los abusarán de una manera aún más grotesca.

Es por esta razón que muchas personas podemos excusar a las personas en el tercer mundo por comportarse de la manera que lo hacen y esperar todas las veces que las personas en los países de primer mundo sean éticas y derechas, ya que no tienen por qué no serlo.

Sin embargo, debemos de saber que todos los paradigmas tienen excepciones y que el verdadero cambio de un país y consecuentemente de una sociedad se encuentra y es posible solo en la mente del ser humano.

Naturalmente, una parte importantísima del cambio es la actitud y la acciones que tome el gobierno para implementarlo, ya que el cuerpo de un dragón, sin importar qué tan fuerte sea su cuerpo, comienza por la cabeza; sin embargo, también es posible que la cola de un dragón obligue a la cabeza a moverse, simplemente expresando un dolor que aunque empiece al final de la bestia llegará hasta la cabeza.

japon2

Un buen ejemplo de este fenómeno del cambio absoluto y radical es el caso del Japón y de su gente, pues el día de hoy es uno de los lugares con menos actividad criminal registrada anualmente.

Uno podría pensar que esto es porque la naturaleza del japonés es tranquila y refractiva, por lo que hace posibles estos cambios; sin embargo, no lo es así.

Debido a que cada pueblo es juzgado por su historia, Japón, de juzgarlo por estos parámetros, es en sí una nación de personas muy ordenadas, pero también excesivamente violentas, quienes hasta hace poco practicaban el suicidio como una forma de penitencia por sus faltas, así como por sus fallas.

Sin embargo, el Japón, aunque ha mantenido su orden y su disciplina, ha reducido su violencia interna que tanto les caracterizaba.

A su vez, hemos de mencionar que este cambio no comenzó por el gobierno, sino por su gente, un movimiento que eventualmente hizo a las cabezas voltear hacia otro lado.

Diferencias entre los americanos y los británicos

Los dos países más importantes de habla inglesa son el Reino Unido y los Estados Unidos de Norteamérica, dos países que algún día fueron uno; sin embargo, hasta los hermanos más cercanos son diferentes en su esencia, sobre todo cuando son separados por mucho tiempo.

Aunque ambos países son de habla inglesa, el acento de ambos es completamente diferente uno del otro; sin embargo, uno como extranjero debe de contar con un inglés avanzado para entender a ambos hablantes.

Mucho ha pasado desde aquella separación después de la guerra de independencia de 1776 entre los dos países y ambos han seguido su camino, por lo que esa similitud tan grande que existía entre ellos se fue separando con el pasar de los años, de la misma manera que algún día lo hicieron los continentes.

Los norteamericanos son un pueblo alegre y feliz (en general), quienes ven la vida de una manera muy positiva, ya que en esta peregrinación del ser humano en la tierra, los estadounidenses creen que todo es posible si uno trabaja duro y es honesto, algo que se le conoce como el “American Dream” o sueño americano, un concepto que se ha comprobado muchas veces de ser verídico.

Estados Unidos es un país donde abundan las religiones, predominado el protestantismo y en general los americanos son individuos religiosos, a quienes les gusta ir a la iglesia todos los domingos, para después socializar con la comunidad de vecinos.

Los norteamericanos a su vez son un pueblo sumamente patriótico y convencidos de que su país es, indiscutiblemente, el número uno del mundo, por lo que es su deber defenderlo y pelear por él hasta la muerte cuando éste así lo requiera, ya que su patria en verdad les da todo y más.

Por el otro lado, los británicos no son personas muy alegres y se le clasifica por muchos el pueblo más frio de toda Europa.

Los británicos son seres muy estoicos y su visión ante la vida no es exactamente positiva, ya que al ser muy observadores, se dan cuenta de muchas cosas que por lo general los hijos e hijas de otros pueblos simplemente no notan, por lo que siempre están adelantados en cuanto al saber del porvenir de los hechos al resto de Europa.

Los británicos a su vez son personas que aman a su país, a su historia y a su reina, a la que están dispuestos a defender con su vida, debido también que al igual que los norteamericanos, los británicos son una nación muy bélica, siempre dispuesta a utilizar a las fuerzas armadas para casi cualquier situación.

Los británicos, a diferencia de los norteamericanos, no son casi nada religiosos y son personas mucho más escépticas ante todo y nada fanáticos con ninguna idea que pueda causar emociones, lo que les hace los grandes científicos que siempre lo han sido.

No obstante, los Estados Unidos y el Reino Unido son dos países unidos por historia y raíces.

Bienvenidos a esta nueva aventura

Antes que nada gracias por estar aquí, soy Jerry, fundador de este proyecto, por hice mi sueño realidad y sobre todo una parte de mi historia.

Nuestra filosofía parte de que si tu tienes algo que decir puedes colaborar en este blog, dando tu punto de opinion, sobre todo de las cosas relevantes y necesarias por comentar, lo que aqui se necesita son amantes de un punto de vista completamente a la de los medios tradicionales y sobre todo que no tenga pelos en la lengua.

Esperamos que disfrutes de nuestros productos tanto como nosotros disfrutamos al hacerlos para ti.