Tratamiento de una úlcera en las piernas

Ante las úlceras en las piernas, siempre es recomendable consultar a tu médico, para que sea él quien indique el mejor de los tratamientos para tu caso.

Aquí veremos algunas opciones a las que recurrirá tu médico una vez evaluado tu caso. Generalmente, quienes tienen a su cargo estos procesos, una vez identificado el mejor tratamiento, son los practicantes o las enfermeras.

Limpieza y curación de la úlcera

Éste siempre será el primer paso, ya que es necesario eliminar cualquier resto o tejido muerto de la úlcera para así aplicar el apósito apropiado. Esto proporciona las mejores condiciones para que la úlcera se cure de la mejor manera.

En este primer paso, el uso de un apósito simple, no pegajoso, es lo indicado para revestir la úlcera; debe ser cambiado una vez por semana.

Compresión

Para mejorar la circulación de las venas en las piernas y tratar la hinchazón, la enfermera aplicará un vendaje firme sobre la pierna afectada. Estos vendajes están diseñados para apretar las piernas y animar a la sangre a fluir hacia arriba, directo a tu corazón.

Hay muchos tipos diferentes de vendas o medias elásticas utilizadas para tratar las úlceras venosas de la pierna, que pueden hacerse en dos, tres o cuatro capas diferentes. La aplicación de un vendaje compresivo es un procedimiento calificado y sólo debe ser aplicado por personal sanitario capacitado.

El vendaje se cambia una vez por semana.

Cuando los vendajes de compresión se aplican por primera vez en una úlcera poco saludable, suele ser doloroso. Idealmente, debes tener paracetamol o un analgésico alternativo prescrito por tu médico de cabecera. El dolor disminuirá una vez que la úlcera comience a sanar, pero esto puede tomar de 10 a 12 días.

Es importante usar el vendaje de compresión exactamente como se indica. Si tienes algún problema, generalmente es mejor ponerse en contacto con tu enfermera, en lugar de tratar de quitarlo tú mismo.

Si el vendaje de compresión se siente un poco apretado y es incómodo para dormir por la noche, entonces el levantarse para dar una caminata corta, por lo general ayuda.

Sin embargo, necesitarás cortar el vendaje si:

  • Tienes un dolor severo en la parte delantera del tobillo
  • Tienes dolor severo en la parte superior del pie
  • Los dedos de los pies se vuelven azules e hinchados

Una vez que retires el vendaje, asegúrese de mantener la pierna elevada y comunícate con tu médico o enfermera tan pronto como te sea posible.

En algunas clínicas, los equipos especializados están utilizando nuevas alternativas a los vendajes de compresión, como medias especiales u otros dispositivos de compresión.

Estos pueden no estar disponibles en todas las clínicas, pero podrían cambiar la forma de tratar las úlceras en el futuro.

Tu especialista podrá aconsejarte si un enfoque diferente puede ayudarte.